Contexto

La estructura de la propiedad de los medios en México es un rompecabezas complejo del que no solo hacen parte los dueños y sus conglomerados que están detrás de ellos, sino también la historia política, económica y social del país.

Una de las fichas más importantes es la de medios y poder. Tradicionalmente, varias empresas periodísticas nacieron de la necesidad de ciertos grupos o personajes de influir en procesos políticos. Los primeros diarios con un tiraje significativo aparecieron para apoyar a facciones en pugna en la etapa posterior a la Revolución Mexicana. La radio, a partir de la década de 1920, y más adelante la televisión, desde los 50, también sirvieron a diferentes líderes para posicionarse o mantenerse en el poder.

Aunque pocos y por breves períodos, ha habido intentos por crear una prensa crítica en México, especialmente en un escenario político donde el grupo dominante, el Partido Revolucionario Mexicano (PRI), tuvo una hegemonía de 71 años. Hoy, cuando el país se prepara para las próximas elecciones presidenciales, el periodismo de investigación se ve inhibido por la falta de recursos, limitado solo a unos pocos periodistas de medios digitales independientes.

Hay mucho en juego en las elecciones de 2018. La modernización económica del país es una de las tareas pendientes, pues pese a su potencial, en las últimas tres décadas su economía solo ha crecido 2% en promedio. Sumado a esto, pero también como resultado, se encuentran otros problemas sociales que históricamente han minado el desarrollo, como la desigualdad, la inseguridad y la corrupción.

Con casi 130 millones de personas, México es el país con mayor población hispanohablante en el mundo. La mayoría de sus habitantes usa la televisión como principal fuente de información, si bien el consumo de contenidos por internet amenaza con arrebatarle ese lugar. Un mercado de esas características resulta muy atractivo y rentable para la industria de medios. Para estimular la competencia y limitar la concentración, se han adoptado leyes. Sin embargo, en la práctica su implementación ha sido defectuosa. 

  • CENCOS
  • Reporteros sin fronteros
es
en
  • Proyecto de
    CENCOS
  •  
    Reporteros sin fronteros
  • Financiado por
    BMZ