Consumo de medios

Un camino de 102 años

Al igual que muchos países latinoamericanos, la historia del consumo de medios masivos de información en México empieza con el periódico.

El más antiguo que continúa en circulación, El Universal, fue fundado en 1916. En aquel entonces, el periódico era considerado un medio de comunicación consumido sólo para las élites del país, pues a principios del siglo XX el 80 por ciento de la población nacional era analfabeta.

Según la última actualización del Padrón Nacional de Medios Impresos del gobierno mexicano, el país cuenta con cerca de 20 periódicos con tiraje nacional y unos 180 con circulación regional. En México, es común que grandes grupos editoriales, como la Organización Editorial Mexicana, tenga un periódico de alcance nacional y varios más con cobertura regional o urbana.

Es imposible saber cuántos periódicos se imprimen realmente al día, pues cada periódico reporta los números que quiere, usualmente inflados para atraer más publicidad política y comercial, y ningún órgano oficial audita a los diarios. Lo que sí se sabe, de acuerdo con la encuesta Módulo sobre la Lectura, revelado el año pasado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, es que el 46,6 por ciento de los mexicanos –unos 60 millones—leen los diarios para informarse.

A principios del siglo pasado, la tasa de analfabetismo en el país impulsó el desarrollo de la radio como un medio masivo de información que podría llegar a todos los estratos sociales. La primera radio comercial en México empezó transmisiones en 1923 y mezclaba música popular con noticias, las cuales casi siempre eran reproducciones del discurso gubernamental.

Actualmente, el país suma más 2,000 estaciones de radio en México y tres cuartas partes están en la Frecuencia Modulada, luego de que en noviembre de 2017 el gobierno mexicano asignó 141 nuevas frecuencias para estaciones de radio en los formatos Amplitud Modulada (AM) y Frecuencia Modulada (FM). Para el 98 por ciento de los mexicanos, la radio sigue siendo una opción de información y formación de opinión.

La televisión tiene un porcentaje de penetración similar a la radio en el país: un estudio publicado el año pasado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones encontró que el 98 por ciento de los hogares mexicanos cuenta con un televisor.

Desde que se inauguró el primer canal, en 1950, su crecimiento ha sido constante: 8 de cada 10 televidentes consumen los productos de la televisión abierta, representados en 15 canales. Hoy, el 56 por ciento de los mexicanos sólo cuenta con televisión abierta y sólo 14 por ciento tiene también canales “de paga”.

Según datos del gobierno mexicano, los géneros más vistos por los mexicanos –con un 56 por ciento– son noticieros, seguidos de telenovelas, películas, series y deportes, en orden de mayor a menor interés en televisión abierta.

El consumo de medios de información por internet también ha tenido un crecimiento exponencial en México: en 1994 el internet se convirtió en un bien comercial para los ciudadanos del país y desde entonces se calcula que la población de internautas creció hasta 70 millones para 2017, lo que representa cerca del 63 por ciento de la población.

Los mexicanos pasan cerca de ocho horas conectados cada día, lo que ha provocado el estallamiento de los sitios digitales. De acuerdo con un estudio fechado en junio de 2017, la empresa de investigación de marketing en internet, ComScore, de los 6 mil 418 sitios que mide la compañía, 222 son de noticias que forman opinión política. El más consultado es el eluniversal.com.mx, propiedad de El Universal, el periódico más antiguo de México, con unos 17 millones de usuarios cada mes,

  • CENCOS
  • Reporteros sin fronteros
es
en
  • Proyecto de
    CENCOS
  •  
    Reporteros sin fronteros
  • Financiado por
    BMZ